Elegir la puerta ideal significa encontrar una solución que se adapte al estilo y a las características de cada estancia. Con las puertas correderas hay que considerar, además del espacio, los materiales, la ubicación o la necesidad de un motor. Descúbrelo todo en este post sobre puertas correderas: tipos y consejos de compra.

Puertas correderas de madera

Las puertas correderas de madera son las más acogedoras, por lo que resultan ideales para el interior de la vivienda. Además, al ofrecer un mayor aislamiento acústico, las encontramos con frecuencia en dormitorios, baños o salones.

Son majestuosas y dan mucha personalidad a los espacios, destacando en lugares de paso de la vivienda, donde puedan mostrarse en todo su esplendor.

Sorprendentemente, una puerta de madera puede ser sumamente flexible y combinarse con la decoración de cualquier hogar. Desde maderas macizas hasta lacadas o contrachapadas, ningún estilo se le resiste.

Puertas correderas hechas de cristal

Estas puertas son algo más frías que las de madera, pero aportan sofisticación y delicadeza. Tienen la cualidad de ser translúcidas, por lo que transfieren gran luminosidad al resto de la estancia. Además, el cristal es el material más fácil de limpiar, así que la habitación perfecta para ubicar esta puerta corredera es clara: ¡la cocina!

En el área de trabajo, las puertas correderas de cristal se convierten en protagonistas, ofreciendo elegancia y diseño en cualquier oficina.

Precisamente, la versatilidad del cristal en el diseño es una de sus ventajas más destacadas. Los cristales pueden ser satinados, transparentes, de colores, con base de óxido o completamente personalizados.

Puertas correderas metálicas

Embajadoras por excelencia del diseño industrial, las encontraremos con más frecuencia en empresas o garajes, donde la durabilidad y la robustez son cualidades indispensables.

Preparadas para soportar las inclemencias del tiempo por su fabricación en aluminio o hierro, estas puertas se posicionan como las más resistentes.

Tipos de mecanismos

No solo el material es importante, también lo es el mecanismo de la puerta corredera. Toma nota de los siguientes consejos:

Puertas correderas de exterior

Si dispones de un espacio en el área de la puerta que no te importa sacrificar y quieres la opción más económica, lo que estás buscando es una puerta corredera exterior. No necesita grandes obras de instalación; por el contrario, solo requiere de herrajes metálicos que sostengan la puerta.

Las puertas correderas encastradas en la pared

Su principal ventaja es que desaparecen totalmente cuando están abiertas en un cajón interior. Por ello, se conservan mejor, al quedar protegidas de los roces y golpes que se producen con el trajín diario. Sin embargo, hay que hacer una mayor inversión económica porque las obras son de mayor envergadura.

¡Esperamos que estos consejos te hayan ayudado! Recuerda que, en Sabaya, contamos con un amplio catálogo de modelos, colores y materiales para que puedas escoger tus puertas a medida al mejor precio. Además, te ofrecemos asesoramiento personalizado para aconsejarte qué puerta corredera es la más indicada para tu estancia.